Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Our school

Trabajan en la Clínica San Agustín y en Falabella

“Formar estudiantes poseedores de habilidades cognitivas y sociales, que les permitan desenvolverse de manera autónoma y autovalente”, es la misión institucional de la Escuela San Miguel (ex Escuela Especial). En este contexto, uno de sus objetivos es preparar y capacitar a sus alumnos para que puedan incluirse con éxito en el mundo laboral.

Y este propósito se está haciendo realidad gracias a dos de sus estudiantes: Yuviza y Diana. La primera trabaja en la Clínica San Agustín, donde está a cargo del aseo y limpieza del lugar, mientras que la segunda lo hace en Falabella, donde es responsable de mantener ordenados los productos y orientar a los clientes cuando tienen alguna duda.

En ambos casos, sus jefaturas solo tuvieron palabras de elogio y aprobación por el desempeño laboral de las jóvenes.

“Su desempeño ha sido muy bueno. Quedamos impresionados con la capacidad que tiene para seguir instrucciones y una rutina de trabao. Su labor ha sido buena, y se ha integrado súper bien a las labores en la clínica”, señaló Fresia Morán, encargada del Departamento de Aseo en la Clínica San Agustín.

Producto de lo anterior –agregó- le ampliaron la jornada laboral. “Le ampliamos el contrato en dos horas extras diarias, porque está haciendo bien el trabajo, y porque está sirviendo de apoyo no tan solo en su piso, sino también en el segundo”, agregó Morán.

Por su parte, Jesenia Córdoba, Jefe de Ventas en Falabella, señaló que “Diana se ha adaptado súper rápido al ritmo del trabajo. Al principio tuvimos que acompañarla un poco, pero siempre le hemos dado instrucciones claras de lo que tiene que hacer, y poco a poco se ha ido soltando. Hoy en día tiene mucha más iniciativa, no necesita a alguien que esté constantemente a su lado, sino que actúa por sí sola”, afirmó su jefa.

Ambas jóvenes son parte de un proyecto que lleva a cabo la Corporación Municipal de Melipilla junto a la Consultora Why Not, que busca fortalecer y apoyar a los alumnos de la Escuela San Miguel en su proceso de inclusión al mundo laboral.

Soledad Narbona, representante de Asesorías Inclusivas Why Not, se refirió al proceso de inclusión laboral de ambas jóvenes.

“Tanto Yuviza como Diana tienen una discapacidad, pero ello no es impedimento para incorporarse en igualdad de condiciones al mundo laboral”, señaló Soledad, agregando que para que ambas empezaran a trabajar, tuvieron que participar en un proceso de inclusión laboral, donde se detectó la necesidad real de una empresa para llenar un puesto de trabajo; luego se evaluó el puesto de trabajo, y se buscó a los candidatos que reunieran las condiciones para el cargo.

“Yuviza ama hacer aseo, ha trabajado en eso durante años, y Diana tiene muchas habilidades sociales, que la llevaron a relacionarse muy bien con el público. Una vez que dijimos éstas son las personas para los cargos, capacitamos a las jefaturas y compañeros de trabajo, en cómo relacionarse con ambas, y les indicamos que les deben dar una buena inducción, ser muy claros en las instrucciones, y mostrar lo que deben hacer bajo la metodología del aprender haciendo. Esto ha sido un éxito, y hoy podemos decir que ambas han tenido una inclusión laboral exitosa”, expresó la profesional.

Felicidad

Uno de los mayores anhelos de Yuviza y Diana era trabajar, y ahora que lo lograron, no esconden su felicidad.

“Me gusta trabajar y hacer aseo, por eso quiero trabajar bien aquí”, señaló Yuviza. “Con mi primer sueldo compré mercadería y pagué el agua de la casa. Me gusta colaborar, y ahora estoy ahorrando para comprarme una bicicleta”, aseguró.

En tanto que Diana expresó que “me gusta lo que estoy haciendo. Me ha ayudado mucho y he aprendido hartas cosas. Es la primera vez que trabajo, por eso al principio me ponía nerviosa, pero de a poco me he ido relajando, me he hecho de amigas y tengo más confianza”, aseguró, agregando que “con mi primer sueldo quiero invitar a mi familia a comer”.

Hugo, su padre, no esconde la emoción y orgullo por el logro de su hija. “Estamos todos felices, porque es la primera vez que la dejamos sola. Fuimos muy sobreprotectores con ella. Cuando supe que iba a trabajar, al principio no quería, porque le damos todo y no era necesario, pero se dio esta oportunidad y está feliz, es lo que ella quiere. Estoy orgulloso, feliz y espero que siga tirando para arriba, que se desempeñe como corresponde, que nunca le pase nada, que sea responsable y atienda bien a las personas”, aseguró.

Por su parte, el Gerente de la Corporación Municipal, Alan Wilkins, expresó que “en Melipilla estamos trabajando por lograr una inclusión laboral exitosa de las personas en situación de discapacidad. Estamos potenciando la gestión de la Escuela San Miguel y trabajando con los empresarios de nuestra comuna para que abran sus puertas a la inclusión”, afirmó Wilkins.

Back to top