Departamento de Salud recomienda colaciones saludables en la vuelta a clases

Con el objetivo de otorgar energía necesaria para aumentar y/o potenciar la función cognitiva, concentración, destreza, memorización y procesamiento de información, la colación escolar debe entregar buena nutrición que aporte una pequeña porción de alimento, suficiente para disminuir el hambre, pero, al mismo tiempo, que no satisfaga por completo a los niños/as, ya que deben almorzar adecuadamente.

La elección de una colación saludable debe aportar proteínas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y ácidos grasos mono y poliinsaturados que no superen 100 kcal por porción (MINSAL), lo que se revisa en el etiquetado nutricional para escoger alimentos bajos en grasas totales, en azúcar, en sodio y sin grasas trans, siendo fácil de reconocer porque no tiene sellos “altos en”, debiendo escoger los que no tengan.

La Encargada del Programa Vida Sana, nutricionista Lorena Rojas Rocuant indicó que colaciones saludables principalmente son frutas frescas, verduras, lácteos bajos en grasa, frutos secos e hidratación considerando en la colación agua sola y/o saborizada naturalmente con rodajas de limón, cascara de naranja, hojas de menta, manzanilla, frutillas, naranja-albahaca, menta-jengibre, pepino-limón, entre otras.

Es importante agregar que las colaciones “chatarra”, como galletas, dulces, papas fritas, bebidas azucaradas, frituras y golosinas en general, provocan un aumento excesivo del nivel de azúcar en la sangre, lo que produce que el cerebro gaste la mayor parte de su energía en bajar el azúcar a niveles normales e impida la concentración y aumenten la hiperactividad en los niños.