Lactancia materna en tiempos de Coronavirus Covid – 19

Mantener la Lactancia Materna en estos tiempos de pandemia por el COVID-19 es más necesario que nunca, ya que ofrece protección inmunológica al bebé y es la manera más higiénica de alimentar.

Organismos nacionales e internacionales como el Comité de Lactancia de la Sociedad Chilena de Pediatría (SOCHIPE), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y la Academia de Medicina de Lactancia Materna, entre otros, se han pronunciado en torno a la Lactancia Materna y la Pandemia del Coronavirus.

Dentro de aquellas directrices estudiadas, lo principal es saber que el que haya contagio o sospecha de contagio por Coronavirus no es motivo de suspensión de la Lactancia Materna; la madre puede continuar amamantando de forma directa, ya que no hay evidencia científica de que el virus se encuentre en la leche materna.

Antecedentes entregados por el Comité de Lactancia Materna de la Sociedad Chilena de Pediatría en base al COVID-19, indican que apoyar y mantener la Lactancia Materna es más importante que nunca en tiempos de catástrofes, pues se ha demostrado que disminuye la morbimortalidad infantil en tiempos de emergencia, sin olvidar que es una de las intervenciones más costo-efectivas.

Asimismo, la leche materna contiene anticuerpos, macrófagos, linfocitos T y B activados, que tienen información inmunológica de la madre, que protege al lactante, como también otros agentes bioactivos concentrados, que tienen acción demostrada contra otros virus.

La severidad de la infección por Virus Respiratorio Sincicial (VRS) es 74% menor en aquellos niños/as con lactancia materna exclusiva por al menos 4 meses, y los menores de un año con la misma cantidad de tiempo de lactancia materna exclusiva, disminuyen en un 72% el riesgo de hospitalización por infección respiratoria baja como bronquitis, neumonía, etc.

Otro dato importante es que niños/as entre 6 y 23 meses de edad, que no reciben lactancia materna, tienen el doble de mortalidad por neumonía que aquellos que la mantienen hasta los 2 años; y 15 veces más mortalidad por neumonía (de diferentes causas) que los alimentados con lactancia materna exclusiva los primeros 6 meses de vida.

En algunos países se tomó la decisión de separar al recién nacido de la madre infectada, no realizando contacto piel con piel ni iniciando la lactancia materna precozmente, incluso suspendiéndola, medidas que el Comité de Lactancia SOCHIPE las considera como no beneficiosas porque no se conoce cuál es la utilidad real de algunas medidas en la pandemia.

Las razones para suspender el amamantamiento siempre deben ser justificadas, considerando la gran importancia que cumple la Lactancia Materna, hoy más que nunca, debido a sus inigualables beneficios donde cobra vital importancia su propiedad de protección inmunológica al bebé, y los riesgos para la salud asociados a no amamantar.

Madre, recién nacido y COVID-19
En caso de que la madre y su niño/a recién nacido tengan contagio por Coronavirus, se debe fomentar el contacto piel con piel y lactancia exclusiva iniciada en la primera hora de vida del bebé, manteniendo el alojamiento conjunto aislado y todas las medidas preventivas de contagio.

La Nutricionista del CECOSF Padre Demetrio Bravo, y Consejera de Lactancia Materna ACHCLM, Jaqueline Iturra Mesa, indicó que en caso de que la madre sea sospechosa o tenga COVID-19, asintomática o con síntomas leves, se debe fomentar la lactancia materna exclusiva manteniendo el contacto piel con piel, restringido solo a los periodos de alimentación, que puede ser directa al pecho o con leche extraída, y cumpliendo las medidas higiénicas de lavado de manos antes y después de amamantar y el uso de mascarilla.

Durante el resto del tiempo, el recién nacido debe mantenerse idealmente en cuna a 1.8 metros de la cara de la madre, ser atendido por familiares sanos y adoptando las medidas de protección personal.

En el caso de madre con COVID-19 confirmado y con síntomas moderados a severos, se recomienda fomentar lactancia materna exclusiva, alimentando con leche extraída idealmente en la primera hora de vida y luego cada tres horas. En caso que no fuera posible y según la decisión informada de la madre, podría amamantar directamente con elementos de protección personal y lavado de manos.

La profesional indicó que, si la leche materna es extraída, es importante considerar la desinfección de los materiales a utilizar, reforzando siempre el frecuente lavado de manos, considerando además que las piezas del extractor deben ser desinfectadas idealmente después de cada uso, principalmente en menores de 3 meses y en niños prematuros.

Antes de la desinfección se deben lavar cada pieza del extractor con jabón neutro y agua caliente, de preferencia. Los cepillos de biberones y los recipientes solo deben desinfectarse después de haberlas limpiado, usando una de las siguientes opciones:

• Colocar los elementos desarmados aptos para hervir en una olla cubierta con agua y ponerla al fuego, y cuando suelte el hervor, dejarla por al menos 5 minutos, para luego sacar las cosas con un par de pinzas limpias.
• En caso de usar microondas, ponga las piezas del extractor de leche en una bolsa de desinfección para microondas o en un esterilizador de microondas y sigua las instrucciones de uso.
Es importante recordar leer las recomendaciones del fabricante en relación al tiempo de esterilización de las mamaderas de vidrio, extractores de leche y otros utensilios que pueden no resistir altas temperaturas.

Tras desinfectar los componentes del extractor de leche, mamaderas y otros, dejar que se sequen bien antes de su uso, sobre una superficie desinfectada y guárdelas en un recipiente de almacenamiento desinfectado.

En el caso de que la madre, por su estado de salud, no pueda amamantar de forma directa a su hijo/a, es posible administrar leche materna extraída al niño o a la niña, siguiendo todas las indicaciones de higiénicas señaladas anteriormente (mascarillas, lavado de manos y esterilización de utensilios).
Los Centros de Salud APS dependientes de la Corporación Municipal se encuentran realizando turnos éticos dado la contingencia de salud, y entre las prestaciones que se ofrecen se considera la atención de las madres y sus recién nacidos, las que se realizan previa solicitud de hora con matronas y matrones.

Medidas de higiene a recordar contra en COVID-19
Las recomendaciones entregadas por las distintas entidades nacionales e internacionales de salud tienden a reforzar las medidas generales de prevención para la población, como es el mantener el distanciamiento social, evitar lugares concurridos, lavado de manos frecuente (alcohol gel sólo cuando las manos no tengan suciedad visible), higiene respiratoria (toser o estornudar sobre el pliegue del codo o en un pañuelo desechable) y en la casa lavar y desinfectar al menos dos veces al día las superficies, sobre todo las de mayor manipulación (manillas, mesas, veladores, etc.), y ventilar la vivienda