Cesfam San Manuel cumple 90 años al servicio de la Salud Primaria de Melipilla

Esta semana el Centro de Salud Familiar Cesfam San Manuel marcó un nuevo hito en su extensa vida en el servicio de Atención Primaria de Salud en la zona sur de la comuna de Melipilla, al cumplir 90 años de existencia.

Hablar del Cesfam San Manuel es remontarnos en el tiempo, a la década de los años 30 cuando en forma muy precaria se gestaba una pequeña casa de socorro para prestar las atenciones básicas en materia de salud a los habitantes de ese sector, constituidos, básicamente, por trabajadores de los fundos existentes en la ribera sur del rio Maipo.

Unos de relatos que se recuerdan cariñosamente, es de hace algunos años, de la auxiliar paramédico, y una de las primeras funcionarias del lugar, Lucinda Castañeda, quien relataba que en aquellos tiempos solo se realizaban atenciones de primeros auxilios y curaciones, y también se atendía en el proceso de parto a las mujeres que no podían ser derivadas a Melipilla. En algunas oportunidades no alcanzaban a llegar al hospital teniendo a sus hijos en la ambulancia asistidos por el conductor. “Cuando joven hice todo lo que pude por la salud, iba en bicicleta a atender a los pacientes, aunque después tuvimos una moto. Por eso sostengo que es tan importante que las personas tengan una meta común, que empujen el carro hacia el mismo lado y siempre traten a los pacientes con cariño, para que se recuperen lo antes posible”, dijo en una entrevista hace años atrás.

Con el paso del tiempo, esa sencilla instalación paso a ser parte del Departamento de Salud de la Corporación Municipal, entidad que ha realizado una serie de proyectos de mejoras, tanto arquitectónicas, de infraestructura sanitaria, aumento de personal, mejora en la implementación de equipos y equipamiento, lo que permitió pasar de Posta Rural a Consultorio, hasta llegar a constituir un Centro de Salud Familiar, CESFAM, con el cual se ha aumentado la cantidad y el nivel de prestaciones, que abarca desde la atención de médicos todos los días, control de embarazadas por parte de matronas, químico Farmaceútico, entrega de medicamentos, de alimentación complementaria, vacunatorio, enfermería, atención odontológica, consulta psicológica, nutricionista, kinesiología, asistente social, profesora de educación física, técnicos en enfermería y odontología, podología, técnicos administrativo, administrativos, conductor y auxiliares de servicios.

Parte de la historia también han sido los internos de medicina de la Universidad de Chile, quienes por muchos años han sido un apoyo en el mejoramiento de la calidad de atención, cobertura y acompañamiento de pacientes, principalmente del Programa Vida que atiende a pacientes postrados con enfermedades invalidantes, de este sector rural.

La encargada del Cesfam San Manuel, la odontóloga Francia Cerda, señaló que este nuevo aniversario trae una serie de desafíos, como volver a la normalidad en este tiempo de pandemia y retomar las actividades diarias. “El equipo del CESFAM San Manuel quiere conmemorar estos 90 años a pesar de estar viviendo un momento complejo en materia de salud por esta pandemia. Dentro de nuestros desafíos para los próximos meses están: Poner al día los controles pendientes de nuestros usuarios, aumentar las inscripciones percápitas, y reincorporar atenciones de salud según las fases del Plan Paso a Paso lo permitan. Queremos agradecer a la comunidad por su acogida y entendimiento de esta etapa, y poder continuar trabajando para y por ellos y ellas.”

La profesional, agregó que este aniversario también permite recordar y agradecer a todos y todas las funcionarias y funcionarios que alguna vez han trabajado por y para la comunidad, ya que si hoy es un Cesfam es gracias al trabajo, dedicación y cariño que se ha puesto por años, para poder entregar cada día atención de mayor calidad, aumentar las prestaciones y atender a las vecinas y vecinos con gran motivación.

El equipo actual del Centro de Salud, lamentó no poder realizar una celebración acorde a su aniversario 90, en compañía de sus usuarias y usuarios, y de toda la comunidad, pero esperan que la contingencia mejore para que todas y todos puedan festejar.