Estudiantes del Liceo Bicentenario Hermanos Sotomayor participaron en Proyecto STEM

Preparar a los jóvenes para un mundo laboral regido por la sociedad digital y la inteligencia artificial es uno de los objetivos del proyecto STEM (Science, Technology, Engineering, Math), organizado por el Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Santiago de Chile (USACH), y en el que participaron, durante casi 8 meses, estudiantes de IIIº medio e integrantes del Taller de Robótica del Liceo Bicentenario de Excelencia Hermanos Sotomayor Baeza.

“Lo busca el proyecto STEM es acercar a los estudiantes a las áreas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, ya que son las herramientas que se van a utilizar para la cuarta revolución industrial”, señaló Stefan Greve, estudiante de 6to año de Ingeniería Civil Mecánica en la USACH, y uno de los tutores del curso.

Durante el tiempo que duró el curso, en el que también participaron alumnos de Enseñanza Media del colegio Abdón Cifuentes, de Conchalí, y del liceo Hannover, de Maipú, los jóvenes tuvieron clases dos días a las semanas con un grupo de tutores (estudiantes de distintas carreras de la USACH), y el fin de semana se sumaban los encargados y director del programa.

El sistema STEM funciona mediante el Aprendizaje Basado en Proyectos y Problemáticas (ABPP), generando una instancia de adquisición del conocimiento a través de la resolución de problemas reales bajo la estructuración de distintas fases que permitirán organizar y desarrollar una problemática específica, que será solucionada o planteada desde el ámbito tecnológico. Para ello, utilizaron distintas herramientas tecnológicas, como programación, robótica y 3D.

“En esta iniciativa los estudiantes aprenden distintas cosas. La principal es el trabajo en equipo, la colaboración, para desarrollar soluciones para problemas sociales. En esta línea, aprenden metodologías para la resolución de problemas, además de herramientas tecnológicas para poder dar una solución de base científica tecnológica a estas problemáticas”, afirmó Greve.

De esta forma -señalan los organizadores- se busca fortalecer, además del aprendizaje escolar, aptitudes interpersonales que potenciarán el desarrollo humano de los alumnos, tales como pensamiento crítico, trabajo interdisciplinario, liderazgo, razonamiento lógico-matemático, trabajo en equipo, capacidad de resolución de problemas con enfoque externo, entre otras.

“Esta es una instancia muy positiva para los alumnos, ya que les permite acceder a la experiencia de lo que es la universidad, estando en el establecimiento escolar. Además, se les entregan herramientas del mundo de la automatización, la robótica y las ciencias computacionales para que puedan desenvolverse en lo que son las próximas tendencias laborales, ya sea en el área de la ingeniería de la computación, informática, mecánica, mecatrónica y electrónica”, aseguró Stefan.

Por su parte, el profesor del Taller de Robótica, Marcelo Pacheco, valoró el curso.

“Lo que más valoraría es el aprendizaje de los alumnos. Yo creo que eso ha sido fundamental. La universidad, con sus monitores, tutores, jefes y todo su equipo humano, nos ha ayudado para que los alumnos sigan un rumbo hacia nuevos conocimientos, hacia nuevas perspectivas; es la semilla que tenemos que tenemos que cosechar para cultivar, y hoy, creo, esa semilla está dando frutos, está dando resultados”, sentenció Pacheco.