Integrantes de la Escuela San Miguel relatan sus experiencias en Olimpiadas Especiales

En el marco de los tres años de las Escuelas Unificadas de Olimpiadas Especiales, la fundación a cargo realizó un evento internacional donde personas de distintos países relataron su experiencia con los programas realizados por esta institución. Por Chile, la responsabilidad estuvo a cargo de la profesora de Pre Básica de la Escuela San Miguel, Patricia Fernández, y por Jenny Ibarra, apoderada de la estudiante de kínder, Sara Palacios.

“Este año hubo un evento de nivel mundial, donde se contaba la experiencia del trabajo que realiza Olimpiadas Especiales, y acá se nos pidió que la escuela San Miguel fuera la representante de Chile”, señaló la directora del establecimiento, Elizabeth Arce.

Recordemos que las Olimpiadas Especiales están reconocidas por el Comité Olímpico Internacional como Organización Deportiva, y es la única institución autorizada para utilizar el término «Olímpico». Se trata de un movimiento que está presente en 192 países, cuyo trabajo va dirigido a niños y niñas con discapacidad intelectual.

Consultada por rol que tuvo la escuela San Miguel, señaló que “la mamá de Sara contó la experiencia de cómo ha sido el trabajo e impacto que han tenido las Olimpiadas Especiales en todo lo relativo a estimulación, algo muy valorado, sobre todo en estos tiempos de pandemia, que han sido tan complejos”, aseguró la directora.

Producto de la pandemia -agregó- cambiaron las clases presenciales por clases a distancia, vía Zoom o Meet. Al respecto, valoró el rol de Olimpiadas Especiales, ya que “fue una muy buena alternativa para mantener a nuestros niños y niñas bien estimulados y activos. Sabemos que los papás de niños con discapacidad han tenido más resguardos con ellos, entonces ahí ha habido un trabajo bien potente, para mantenerlos activos y para que la pandemia no les afecte la salud. El trabajo que hizo Olimpiadas Especiales apuntó justamente a eso, a mantenerlos con actividad física, a estimularlos, a practicar deportes, aunque fuera vía remota, y los chiquillos tuvieron una muy buena acogida”, señaló Arce.

Por su parte, el profesor de Educación Física en la escuela San Miguel, Luis Cortés, se refirió a lo que ha significado participar en esta organización.
“En lo personal ha sido muy gratificante. Me alegra mucho poder trabajar con Olimpiadas Especiales porque nos ha abierto muchas puertas y nos ha permitido incluir a los niños y niñas de la Escuela San Miguen en las distintas actividades que ellos organizan”, aseguró.

El docente destacó el apoyo y compromiso de los padres.

“Lo importante es que se han involucrado las familias, generando un gran impacto. Después de cada clase hay una retroalimentación y siempre nos decían que la clase estuvo muy buena y nos agradecían por incluirlos”, señaló, agregando que “el trabajo que realizaron las profesoras, tanto con los niños como con los apoderados fue muy positivo en cuanto a generar más actividad física, pero también generar este vínculo y espacio de entretención, tanto para los niños como para las familias”, sentenció Cortés.